DW: Cuando regresastes a México estabas con tu familia pero las personas que te conocían allá, en su colonia, ellos sabían que tú te habías ido.

SD: Si, la mayoria.

DW: Cuando regresastes, qué te preguntaron?

SD: Había algunos que ya habían venido para acá y me dijeron que si pensaba regresar, porque ellos ya no quisieron venir, dos personas fueron las que se regresaron por motivo de la familia, de que extrañaban a la familia, y me decían a mi que cómo le había hecho para aguantar y si iba a regresar otra vez por que? Ya les expliqué yo mis motivos y les dije que pues era mi ultima oportunidad ésta; como te digo, ya por mi edad es difícil encontrar un trabajo bueno allá en México en lo que yo se hacer, que son las fábricas, y ya tenía que regresar forzosamente acá para poder sostener ahorita el nivel de vida que lleva mi familia, y entonces pues, otros que no han venido para acá me preguntaban cómo era; que dificultades había tenido en la pasada y el trabajo como era por acá, en que trabajába y cuánto pagaban.

DW: Que les dijistes?

SD: Les platiqué todo, todo lo que..cómo era la gente, las costumbres, las fiestas que hay aquí porque en México pues somos bien fiesteros, allá cada mes tenemos dos o tres, y aquí casi no. Y la música también, era lo que más extrañaba que aquí no se puede poner muy fuerte, ya después de las 8 ya hay que apagar. Y pues todo eso les platicaba, todo lo que me preguntaban, y cómo eran las casas, que estabamos cerca de la playa, cómo eran las playas aquí, porque allá las playas son de arena más fina, y agua más tibia, y aquí es muy fria el agua. Si, y aparte de que lleve fotos, llevaba fotos y tarjetas postales, todo eso les enseñé, pero nada más a mis amigos.

DW: Pero ellos empezaron a pensar diferente de ti?

SD: No.

DW: O lo mismo? O, como...explicame eso?

SD: Cuando yo conozco a una persona que empiezo a convivir con ella, por lo regular son personas que tenemos un interés mutuo, no buscamos tomar ventajá ni uno del otro, o sea, son personas que simpatizamos más bien de carácter, que no me interésa si tienen dinero o no tienen dinero ellos; entonces ellos no tienen también interés en mi como para querer aprovecharse o aprovecharme como algo...entonces su idea es más bien de amigo, de convivencia, de platicar y pasar el rato bien y no, ellos no ví que notaran cambio conmigo, yo traté de ser el mismo de antes también, porque muchas personas que vienen acá, llegan hablando diferente allá y es cuando hay críticas de aquel lado, o llegan gastando dinero como aquí se gana un poquito mejor, y llegan allá y disparando, invitando bebidas, y no, yo no, yo llegué y a mi familia nada más y con mis amigos que iban a visitarme pues los trataba igual que antes y pues si, los invitaba a comer o a estar en la casa un rato, pero hasta allí. No, no hubo mucho cambio, nada más si había interés de que les platicara como era por acá porque ellos, la mayoría, no han venido, entonces querían conocer un poquito y saber de las costumbre y también si les había llevado algún recuerdo; que si, cuando la gente llega de aquí, que acabas de llegar, todos piensan que llevas regalos y nada más llevé unos cuantos, no para todos. Pero en general, te digo, fue como despertar de un día normal, un día que llegue allá. Fue todo igual como había sido antes, nada más sentí estar más apegado a mi familia; siempre la distancia como que uno más...buscaba hacer la vida, los días más fáciles de llevar sin molestar, llevándolo bien pues. Estar a gusto allá, los días que iba a estar. Si, pero la gente pues me recibió bien todos, si me extrañaron, tengo buenos amigos en México.

DW: Y cómo explicastes su pasado aquí?

SD: Las razones por las que vine la mayoría de los que me conocen ya sabían cuales eran.

DW: No fue eso. Yo digo como fue muy duro, como explicastes eso?

SD: Pues si, mi estancia aquí, los problemas por los que pasé desde que salí de la frontera pues si se los platiqué, y te digo como dos personas ya habían venido, ya habían pasado por lo mismo pero ellos tuvieron un poquito más de dificultades porque caminaron más, pasaron por otras partes más difíciles que yo; entonces, cuando yo les dije como que les dieron otra vez ganas de venirse pero no me comentaron nada cuando yo vine, quien sabe más adelante luego me hablen, porque todavía guardamos contacto con ellos por teléfono pero sí ellos la pasaron más difícil que yo, caminaron más, pasaron más hambre, tuvieron más problemas de dinero y con los trabajos también, fue más difícil para ellos. Por ese lado, pues yo me considero afortunado porque aunque la primera vez fue muy difícil pasar llegue a trabajár y empecé a ganar dinero casi desde el primer día.

DW: En este caso fue fácil.

SD: Se puede decir que fue fácil, fue ..me resultó como yo esperaba; todo lo que yo esperaba de ganar aquí dinero salió más o menos como yo lo había pensado. Si, a ellos no les había sido tan fácil, por eso se regresaron.

DW: Este...cómo fue el cambio al vivir en México, cambiastes?

SD: Hubo cambios, no en mis habitos, pero sí en lo que es en la comida, me costó mucho trabajo y no pude acostumbrarme otra vez a los platos, a la comida de allá, porque ya después de haber estado pues más de una año aquí, comiendo una comida muy ...casi pre-fábricada, ya muy tratada, y llegar allá y comer las cosas naturales, carne muy fresca, casi recién matada de animales, es muy pesado para el estómago, ya el estómago está acostumbrado a que la comida ya va muy rebajáda, es más digerible aquí.

DW: Entonces, se enfermó?

SD: No, no me enfermé, pero me sentiía muy pesado, comía y tardaba mucho mi digestión allá, si y me irritaba fácil con la comida tan picante. A pesar de que aquí también como chile, allá me irritaba más fácil.

DW: Pero, como me explicas aquí, no encontrastes mucha producción, pero allá se encuentra.

SD: Si.

DW: Este cambio para tí, que estaba a veces como ...un momento como alegre y en otros...

SD: Tristes.

DW: Espérame, espérame...estaba un poco descontento que ahora otra vez tiene que vivir con eso, o fué normal?

SD: Fue normal porque ya había vivido toda mi vida allí, ya conocía todo lo que era eso; aparte de que la corrupción casi no me llega a mí a los que tienen negocios, o a los que tienen propiedades grandes, es más difícil para ellos estar sobrellavando esa corrupción, porque el gobierno es en lo que se interésa, en los negocios grandes; pero para la clase medi pues casi no, no hay; mientras no tengas problema legales no te afecta tanto la corrupción; te afecta en que te molesta cuando falla algún servicio como ahora que estuve estuvo fallando mucho la luz eléctrica, había apagones muy contínuos, pero se puede decir que es normal eso; se arreglaba en unas dos horas o tres horas y volvia a funcionar otra vez, y en el pago del recibo era como si no hubiera pasado nada; o sea, como si hubieras gastado todo, aparte de los aumentos, los incrementos de las tarifas, del cobro, también si molesta porque si tu estas pagando más es porque quieres recibir un servicio mejor, no por un servicio malo. Pero te digo, ya es cosa de todos los días en México eso, entonces llegué a lo mismo que ya había vivido antes.

DW: Dime si es la verdad, unos regresan y sienten que son diferentes, que no quieren vivir como antes y se sienten un poco más alto que los otros, pero tú no te sentistes asi?

SD: No, si he visto a muchos y más en provincia, en Michoacán y los que llegan de aquí a veces llevan carros, y andan gastando todo el dinero en las calles, con los amigos, y como te digo pues hay amigos que no son tales, que nada más buscan aprovechar que éste lleva dinero y vamos con él porque él va a invitar, pero yo no fuí a eso, yo fuí a cosas familiares; entonces yo no noté mucho ese cambio ni me sentí superior a nadie porque yo se dónde estoy y quién soy, pero si hay gente que así llega y esos son los que sienten más el cambio y son los que no se acostumbran ya a vivir allá, porque vivir en México es luchar todos los días, luchar y trabajár para tener el dinero, pero el dinero allá no se gana, no ganas tan bien como acá, entonces, aunque trabajes mucho allá el dinero se te va acabando poco a poco, llega un momento en que ya no tienes como vivir, a como estás acostumbrado estando aquí y tienes que regresar otra vez.

DW: Entonces, te quedastes allá por 3 meses. Y fuistes a la comunión de su hijo.

SD: Si.

DW: Y decidiestes venirte otra vez.

SD: Si, porque yo no pensaba irme ese año, te digo, yo venía por más tiempo pero salió esa cosa, esa situación que me obligó a ir y ahora que regresé pienso quedarme más tiempo y juntar todo el dinero que se pueda para ya, como te digo, hasta que salga mi hija de la escuela y después poner mi negocio y ya quedarme a vivir definitivamente allá en México. O sea, mis planes no son de venir a vivir aquí, nada más vengo por una oportunidad económica mejor.

DW: Entonces, cuanto tiempo tiene tu hija?

SD: Ahorita ya le faltan 3 años y medio. Si, es lo que pienso quedarme ya aquí. Si, ahorita todavia dejé ahorros allá, a pesar de que Felipe me prestó, te deje ahorrado dinero y de ese dinero esta ahorita esta ocupando mi esposa; aparte que ella también ya consiguió un trabajo en México. Se puede decir que todo lo que le voy a mandar ahorita lo va a meter al banco para ahorrarlo, descontando lo que gaste mi hija.

DW: Hicistes planes para venirte aquí en otro...

SD: Como 3 años, 4 años.

DW: Entonces, cuando fuistes del distrito; me describe el viaje esta vez?

SD: Aha, desde que salí de San Francisco?

DW: Aha.

SD: Fue fácil la salida, yo esperaba más problemas porque decían de las revisiones por los hechos del 11 de Septiembre; esperaba que me abrieran las maletas y me revisaran todo, pero no, nada más el morral que llevaba, ese sí me lo revisaron como 4 veces.

DW: Que es morral?

SD: Un backpack. Si, es una bolsa de mano que permiten subir al avión; ese si me lo abrieron hasta 4 veces, antes de entrar al avión.

DW: No, yo digo del Distrito aquí.

SD: Oh, de regreso. El viaje pues fué también fácil. Esta segunda vez que vine ya no fué como la primera porque ya me vine en avión, ya no en autobús. Fueron como 3 horas y media, 4 horas, porque tuvimos que trasbordar en Guadalajára, no bajámos del avión pero nos tuvieron allí parados medía hora y ...

DW: Entonces fuistes del Distrito...

SD: Del Distrito via Guadalajára y Mexicali. Llegamos a Mexicali...

DW: Cuánto es en total?

SD: Fueron 4 horas por la desviación a Guadalajára.

DW: Por que no fuistes en avión la primera vez?

SD: Yo si quería, pero los demás no estuvieron de acuerdo y pensaron gastar menos en autobús, pero fue lo mismo, gastamos básicamente lo mismo, entre comida y pasaje y fué más incomodo; y no pudimos dormir a gusto, ibamos oyendo ruidos de todos; si, y en avión ahora pues lo tomamos en la mañana; a mediodía estabamos en Mexicali comiendo.

DW: Cuándo llegastea a Mexicali?

SD: Llegamos a mediodía, como...eran la 1:30 de la tarde; ajá, cuando llegamos allí. Ya allí agarramos un taxi que nos regresó hasta San Luis, Rio Colorado para hablar, conectarme ya con el enganchador.

DW: Esto fue el mismo guía.

SD: Si, fue el mismo enganchador pero fueron diferentes coyotes. Si, pasamos por otro lado.

DW: No tenías confianza en estos guías, ha?

SD: No, y aparte como ellos cambian seguido porque no son los mismos siempre cada año; tienen muchos problemas ellos, los agarran seguidos, entonces no pueden arriesgarse a estar siempre, siempre pasando los mismos.

DW: Tenías el número de teléfono del enganchador. Descríbeme...

SD: Enganchador es una persona la que te busca, o la que tú ya conoces que te va a recibir allí en la frontera y te va a llevar con los coyotes.

DW: Entonces cuando lo encontrastes le dijistes del primer viaje, de lo que pasó?

SD: No.

DW: Como fueron los coyotes.

SD: No, yo no le comente nada de eso; ya nada más le preguntamos que por donde íbamos a pasar y quién nos iba a recoger; y si, estuvimos, llegamos a la 1:30 a Mexicali; como a las 2 estabamos ya en San Luis, Rio Colorado; allí le hable por teléfono y nos dio una dirección de un hotel donde nos iban a recoger.

DW: Entonces, en el avión sentistes como ...

SD: Triste.

DW: Triste de dejar a su familia. Pero, me explica cómo sentistes?

SD: La primera vez venía nervioso porque no conocia, yo no sabía como era, entonces me traían y yo nada más iba viendo y hacía lo que me decían; pero ya ahora esta vez, como ya vine una, ya más o menos conocía los movimientos y venía más confiado en el avión. Venía triste por dejar a la familia pero ya venía con más confianza que la primera vez; ya sabía que hacer y como moverme; entonces llegando ya a la frontera, que ya supe a donde hablar ya no necesité de que me dijeran, o me llevaran.

DW: Y llegastes con otra persona?

SD: Si, venía con Jorge, con el muchacho que llego hace rato.

DW: Y este muchacho ...fue su primera vez?

SD: Si. El sí venía nervioso; yo le venía diciendo como portarse porque el venía muy nervioso y al bajar del aereopuerto allí hay un chequeo de papeles, entonces él como es menor de edad todavia no traía credencial de lector, que es el documento oficial allá en México y no ha hecho su servicio tampoco, no traía cartilla. Tenía nada más una hoja que le dieron en la Presidencia Municipal de Queréndaro , con su foto, es un documento oficial de identificación, era lo único que traía; entonces yo le dije que no se pusiera nervioso cuando llegaramos allí con los federales, que si le pedían papeles los enseñaran que si no no; que se pasara y que no se separara de mí y no, tuvo suerte, no le pidieron nada, paso derecho.

DW: Pero que te preguntó él en el avión?

SD: En el avión me preguntaba que cómo iba a ser la pasada; que si ibamos a caminar por desierto; le dije que yo no sabía, digo, nos pasan por diferentes rutas, digo, ahora no sé por dónde vayamos a pasar. Dije, pero si pasamos por el desierto caminamos más o menos como unas 8 horas; le digo, y si pasamos por el canal vamos a caminar la mitad; le digo, y hay otros que pasan por la línea digo, pero vamos a ver, a ver por donde dicen ellos, por donde esté menos vigilado.

DW: Pero él supo de su primera pasada?

SD: Del mío? Si, yo le platiqué cómo había sido.

DW: Como fué duro. Pero piensas que por eso el tenía más miedo?

SD: Venía muy nervioso, pero yo quise decirle todo para que no se fuera a asustar; o, para que se preparara pues para lo que venía, porque yo no sabía tampoco si iba a ser fácil o difícil. Le dije de mi estancia en Yuma, también cuantos días habíamos estado y lo que teníamos que hacer pues para aguantar allí. Y ya venía echo a la idea él; ya sabía que no iba a ser fácil pero resulto más sencillo de lo que pensamos. Si, de todos modos yo le platiqué todo todo para que si pasaba algo él no dijera que me engañaron o algo, que me dijeron que había sido fácil y no, tenía que estar preparado. Lo bueno que respondió bien porque tuvimos que pasar por un canal a medianoche y como él sabe nadar, todos sabíamos nadar fue más fácil también para el coyote.

DW: Entonces, salieron del aereopuerto.

SD: Salimos del aereopuerto y te digo nada más, a mi me pedieron identificación, a él no. El pasó fácil. Ya enseñé mi identificación y no tuve problemas, no llevabamos equipaje, no nos revisaron.

DW: La primera vez?

SD: La primera vez nos pararon, como íbamos en autobús, hay retenes toda la frontera desde que salí de Mazatlán, ya empiezan retenes en la carretera y allí nos paraban y a Gabriel, creo que si fue a Gabriel, le pidieron nada más una identificación y traía un Acta, todavía en ese tiempo aceptaban nada más una acta de nacimiento y no trae foto ese papel y nos dijeron que adonde veníamos, dijimos que a ver a un tío y ya nos dejaron pasar; pero nos pararon 3 veces, 3-4 veces en el autobús, pero nada más una vez preguntaron, las demás veces ya no, y como nos habían dicho que nos iban a parar, dice, "cuando nos paren, dice, si no nos baján en el autobús haganse los dormidos para que no les pregunten nada." Y si, ya, haciamos como que estabamos dormidos y se pasaban ellos con la gente que estaba despierta, ya no revisaban nada.

DW: Y salieron y fueron....

SD: Y salimos del aereopuerto y hablé por teléfono yo de una...compré una tarjeta en una farmacia y hablé por teléfono con el enganchador, y él me dio una dirección de un hotel donde esperarlo. Llegamos a ese hotel y ya estaba otro muchacho allí esperando también al mismo.

DW: Fuistes en un taxi?

SD: Si.

DW: OK.

SD: Si, y ya nos juntamos los tres y volví a hablar con él para saber a qué horas iba a encontrarnos allí y nos dijo que iba a ser tarde, que nos iban a recoger como a las 6, entonces de allí nos fuimos a comer a un restaurant. Ya comimos y nos volvimos a regresar al hotel, pero como no alquilamos cuarto nada más estabamos allí en la puerta, no pagamos allí nada; estuvimos hasta las 6:30 que llegó una persona.

DW: Esto fué en Mexicali.

SD: En San Luis, Rio Colorado.

DW: Está cerca de Mexicali?

SD: Si, está como a 20 minutos en carro.

DW: Entonces fué del aereopuerto a San Luis de Colorado en Taxi?

SD: Si, el mismo taxi nos llevó hasta el hotel donde ibamos a encontrar a la persona que nos iba a llevar. Y ya después te digo de que comimos y regresamos al hotel, esperamos a la persona, llegó hasta en la tarde, como a las 6:30 y nos llevó a una casa, nos preguntó que si ya habíamos comido le dijimos que no, porque hay veces que dices tú que si comistes, y ya te dejan y ya no te dan nada de comer. Entonces no sabíamos si nos iban a dar de cenar y comimos como a las 2, 2:30 de la tarde, y como no sabíamos tampoco a que horas ibamos a salir, mejor preferimos prepararnos y le dijimos que no habíamos comido nada. Entonces nos llevó a comer, nos compró comida y ya con la comida en el carro nos llevó a una casa en un pueblito que se llama Cuervos, ciudad Morelos. Allí en San Luis.

DW: Pero esta vez comistes mucho.

SD: No comí mucho, comí bien, porque comimos en el restaurant y luego volvimos a pedir más comida pero esa ya nos la llevamos a la casa, porque la primera vez te digo que llegamos al hotel y el enganchador nos dijo que apartaramos un cuarto. Pagamos ese cuarto cuando no debíamos de haber pagado, debíamos de haber esperado al enganchador para que el nos llevara y no gastar y cuando llegó el enganchador y nos vió con el cuarto dijo que nos podíamos quedar allí esa noche y ya estaba pagado y luego nos llevo a comer pero nos dejo en el restaurant y tuvimos que pagar otra vez la comida nosotros. Y al otro día que fueron por nosotros nos llevaron a una casa y allí no nos dieron nada de comer más que unas papas fritas.

DW: Esa fue la primera vez, si.

SD: Aha.

DW: Aprendistes de esa experiencia.

SD: Si, y entonces ya todo lo que pudieramos sacar le sacamos allí; por eso le dijimos que no habíamos comido y ya en la noche cenamos y estuvimos esperando y fueron por nosotros hasta las 11:30 de la noche llego el coyote a la casa donde estabamos en Cuervos.

DW: OK, después de la cena fueron a la casa.

SD: Si te acuerdas, o sea, lo que te dije fue que salimos del hotel, comimos y regresamos al hotel a esperar al coyote. Nos llevaron a una casa y allí cenamos, en lo que estuvimos esperando y hasta las 11:30 de la noche llegaron por nosotros y ya llegó el coyote que nos iba a cruzar; si, pero ya habíamos cenado y descansado allí y a las 11:30 salimos y nos llevó hasta un camino que esta cerca de la línea; allí cruzamos la línea y ya en territorio Americano cruzamos un canal como de unos...que será? 3 pies de ancho y será como de aquí a los ladrillos, por la chimenea.

DW: 20 pies?

SD: Oh...ando mal en las medidas.

DW: Entonces, salistes de la casa.

SD: Si, nos llevaron en carro hasta un camino de terracería.

DW: Salistes de la casa a las 11:30.

SD: Aha. Y nos llevaron en carro te digo hasta ese camino, y allí atravesamos el canal y ya pasando el canal ya es territorio Americano; ya allí, del otro lado del canal al lado contrario hay un camino de tierra, me pareció familiar porque la primera vez así estaba; es un camino de tierra suelta porque están pasando las patrullas continuamente, arrojan la tierra y queda el polvo muy fino, entonces cuando pisas dejas un hoyo allí, y pues ya sabíamos de eso, pero como cruzamos desnudos el canal para no mojar la ropa, caminamos asi descalzos por ese camino y corrimos como unos 200 metros y nos metimos a un campo, a un campo sin cultivar y allí nos vestimos, nos pusimos los zapatos y nos fuimos caminando; atravesamos como 4 parcelas en la noche pero caminando así; y esta vez no hubo patrullas que nos siguieran, ya hasta que salimos de esas parcelas entramos a una ultima donde había una hilera de arboles, me dijeron que eran almendros; el coyote dijo que pasando esos almendros ya íbamos a llegar a un pueblo donde nos iban a esperar, y allí cuando ibamos pasando por los almendros fue la única vez que vimos patrullas, pero habíamos pasado fácil, no habíamos caminado..

DW: Las patrullas no te...

SD: No nos vieron; hasta entonces habíamos caminado como dos horas apenas y ya casi llegabamos.

DW: Dos horas de caminar.

SD: De caminar pero sin correr, caminando normal.

DW: Pero esta vez no brincastes una cerca?

SD: No fué desierto. No brinqué cercas, no más el canal; no hubo cercas ahora, y andabamos por caminos y se me hizo raro que no hubiera...

DW: Pasa en un carro a la línea, caminando.

SD: Atravesé el canal y no caminamos.

DW: Atravesaste el canal al otro lado y de allí a caminar al pueblo.

SD: Aha.

DW: Son en total no más que dos horas?

SD: Si, tardamos como 2.5 horas en llegar hasta el pueblo porque allí en esos árboles te digo fue la única vez que vimos patrullas pero nos tiramos en los zurcos que había allí, de la parcela que estaba junto y en lo que estabamos tirados nos pasó un grupo de gente, iban como 8-10 personas corriendo, también iban a pasar pero ellos venían de otro lado.

DW: En otro grup.

SD: Y pasaron ellos corriendo por el camino y la patrulla así a un lado, y no hizo nada la patrulla, y ya entonces el coyote dijo que si ellos habían podido también nosotros y nos paramos.

DW: Y la patrulla?

SD: Estaba con el faro, estaba así con el faro alumbrando todo el campo pero no hizo nada por ir por ellos.

DW: Por que?

SD: No se.

DW: Tal vez ellos han pagado?

SD: Yo creo, porque pues si los tuvieron que ver, había una luna, parecía de día, alumbraba y era campo, no había donde esconderse era puro campo así abierto y no sé como no nos vió, se me hizo muy raro pues, porque la otra vez cada que veiamos un foco aunque fuera muy lejos nos tirabamos al piso, y ahora no, fuimos caminando y ya llegamos al pueblo y allí había dos patrullas donde ibamos a llegar a una iglesia, entonces nos metimos a una casa deshabitada y había una bardita chiquita, un muro, y allí nos recargamos tapándonos de las patrullas y esperamos hasta que se fueran, esperaríamos como una hora allí y ya se fueron las patrullas y nos dijo el coyote que salieramos y nos llevó a esa iglesia.

DW: Pero en este momento te sentistes un poco nervioso?

SD: Cuando vi las patrullas allí en el pueblo sí, porque se me había echo muy muy fácil la pasada ahora y yo sentía que en cualquier rato nos iban a agarrar.

DW: Te pareció un poco extraño, ha?

SD: Si, y es como si estuvieras esperando una trampa, como si te hubieran dejado entrar para agarrarte, y yo si, allí si estaba nervioso, pero ya entrando a la iglesia ya me tranquilicé, porque no entramos al edificio, entramos nada más al patio y a la orilla, en las puertas de los edificios que están allí adentro de lo que es la iglesia estaba muy oscuro y había bancas, entonces nos acostamos en las bancas a descansar y el coyote fue a hablar por teléfono, pero ya allí no nos veía nadie, estaba muy oscuro y teníamos una máquina de sodas allí también, fuimos a comprar sodas y estabamos tomando sodas y acostados y el coyote no se tardó ni 15 minutos, habló por teléfono y regresó y dijo que ya venían por nosotros.

DW: En carros?

SD: En carro; si, nada más ibamos 4 con el coyote. Ibamos 3 nosotros y el coyote.

DW: Fué mucho más pequeño. Cuantos habitantes... El pueblo era muy chiquito?

SD: Se veía chico; estaba oscuro cuando llegamos pero no se veían muchas casas así a lo lejos; las luces que se veían no se veían muy grande. Veras que no recuerdo el nombre, algo como Simon, Simen...pero es un pueblito chiquito y allí nada más nos recogieron fué una muchacha por nosotros en un carro y nos recogió, nos llevo a Yuma, a otra casa, yo esperaba ver la misma casa de antes y no, ahora fue una casa particular y bien la casa, bien amueblada y todo, y allí llegamos y nos dieron dos cuartos, y estaban vacíos, como eramos los únicos que habíamos llegado se acababan de ir unos que estaban antes que nosotros, habían salido un día antes y estaban vacíos los cuartos y llegamos y de la ropa que dejan los demás, ellos, los de la casa lavaron todo lo que tenían, pantalones que deja la gente, todo te lo dan y ya nos cambiamos de lo que traíamos nosotros porque ibamos muy mojados de la tierra, del campo, y del canal todavía; entonces nos cambiamos con ropa allí y nos lavaron la ropa que llevabamos nosotros. Y al otro día ya nos la regresaron y dijeron que iban a llegar a mediodía, pero no llegaron, esperamos todo el día y allí si nos atendieron bien, nos dieron de desayunar, de comer y de cenar.

DW: Estaba limpia la casa?

SD: Estaba limpia, teníamos allí la regadera, como éramos 3 y nos bañabamos a gusto.

DW: Muy bien.

SD: Si, bien. Estuvimos muy cómodos allí.

DW: Entonces, hablastes con Jorge y otros como fue diferente que su primera vez.

SD: Si, le dije a Jorge que....digo, "hoy no, digo, tu no sufristes nada, hubieras visto la otra vez, le digo, sin comida y encerrados y con un baño para 50."

DW: Por qué fue diferente?

SD: La otra vez? Porque había muchos retenes según en Yuma, y es que también la primera vez cuando me vine era la temporada que hay trabajo acá en el campo, entonces yo siento que fuí eso también. Que como había trabajo toda la gente es cuando se viene y ahora que me vine me vine antes; me vine a fines de Febrero y todavía estaba helando, estaba lloviendo aquí, no había trabajo, entonces casi no venía gente para acá. Y también por eso siento que fue más fácil, pero no hizo frío ni llovió cuando pasamos, tuvimos suerte. Y en Yuma no más estuvimos un día.

DW: Pero este fue Yuma, o fue Simons? Fuistes en coche a Yuma.

SD: En Simons llegamos allí a la iglesia y allí nos recogieron en coche, nos llevaron a Yuma.

DW: A la casa en Yuma.

SD: Aha.

DW: Pero en los coches a dónde se quedaron en los coches, en la cajuela?

SD: No, ibamos 4, te digo, con todo los 3 nosotros y el coyote 4. Ibamos normal. Si, nos subimos y nos sentamos normal y nos dijo la muchacha que si nos paraba una patrulla que a ella no la conocíamos, que ella nos había visto caminando y le habíamos pedido ride y nos había llevado; dice, en caso de que nos paren. Dice, "no hay problema, no nos hacen nada." Y no, como llegamos ya en la madrugada allá, eran como las 5 cuando nos recogieron, las 5 de la mañana, a esa hora ya empiezan a salir las gentes al trabajo, ya había varios carros en el freeway; ya no hubo problema. Llegamos a la casa de Yuma y sin que nos parara nadie. Entonces te digo que ya de Simons nos llevaron a Yuma, pero ya sin problemas, sin que nadie nos parara ni nos preguntara nada y ya allí en Yuma descansamos, nos bañamos y nos cambiamos de ropa y nos dormimos un rato pues íbamos sin dormir toda la noche. Despertamos como a las 10 y ya teníamos el almuerzo listo, ya había echo de almorzar la muchacha que estaba allí en la casa; almorzamos y nos dijo que nos esperaramos que nos iban a recoger en la tarde pero no llegó el que nos iba a llevar y nos dio de comer y tuvimos viendo TV allí en la sala todo el día, hasta en la noche nos fuimos a dormir después de cenar y al otro día dijo que iba a venir por nosotros tempraño y me paso lo mismo que la primera vez, ya no pude dormir esa noche esperando que llegaran porque no sabía, como la otra vez no nos avisaron, nada más llegaron y dijeron que ya nos fueramos, ya estaba yo preparado, no volví a dormir esa noche y en la mañana me paré y me bañé y nos dijo otra vez la muchacha que a mediodía iban por nosotros, pero otra vez no llegaron y llegaron ya hasta en la tarde, llegaron otras 3 muchachas, eran 3 muchachas y otro muchacho llegó a la casa allí y como a la media hora llegó el que nos iba a llevar hasta Los Angeles.

DW: Cuando no vinieron empezastes a sentir como...

SD: Lo mismo que la primera vez, que ibamos a estar allí, se iba a juntar la gente....si empezaba a tener otra vez...pero allí pues estaba mejor la casa; por lo menos eso estaba mejor.

DW: Observastes que no fue la misma situación. Lo mismo como lugar...

SD: Estabamos mejor atendidos, pero ya cuando no fué el primer día otra vez sí empecé a sentir que nos iban a dejar allí varios días; pero no, ya al segundo día fueron por nosotros, nada más que si llego más gente y fue una camioneta; otra vez una pick up. Una Silverado doble cabina y quitaron los asientos de atrás; nada más dejaron el del conductor y el del acompanante y allí nos acomodaron igual otra vez como la primera vez; todos doblados; metieron a las muchachas atrás y a dos de nosotros, iba yo con otro compañero; allí ibamos 5 donde van los asientos de atrás. Y este Jorge se fue en los pies del conductor y allí también doblado. Y otro muchacho que venía con nosotros, con el que nos habíamos encontrado en San Luis, a ese lo echaron atrás a la cajuela, pues. Allí no más lo taparon con una cobija.

DW: Y de Yuma fuistes a otra...

SD: Si, a Los Angeles. Si, ya nos llevaron directo a Los Angeles, pero esta vez fué mejor porque ibamos un poco más comodos que la primera vez y ya sabíamos que tiempo ibamos a durar, ellos si no nos dijeron mentiras; nos dijeron que ibamos a hacer como de 8 a 10 horas; entonces ya nos llevaron e hicimos una parada pero no supe en que lugar, era una estación de gasolina pero era desierto alrededor no había casas ni pueblo, nada más era una estación de gasolina y una planta, no sé de qué era, había muchos trailers allí y allí paramos y ellos ya habían comprado, como pararon para echarle gasolina al carro, aprovecharon y compraron comida.

DW: Y no salieron del...

SD: Nos llevaron hasta un baldío y allí nos bajaron y cenamos allí, nos compraron sodas y comida para todos, y estuvimos como unos 20 minutos esperando a otro compañero que venía atrás de ellos, pero a los que venían allí en esa camioneta yo no los había visto hasta que llegaron allí. Y nos dejaron a otro muchacho, lo pasaron a la camioneta de nosotros y ya como no cabíamos entonces yo me pasé a la parte de atrás con el otro compañero y el que llego allí en la otra camioneta también lo echaron atrás y a Jorge lo pasaron con las muchachas y ya así seguimos avanzando hasta Los Angeles y llegamos no más que esta vez pues fué más fácil pero llegamos casi congelados porque nos llovio en el camino y era en la madrugada y estaba haciendo un aire, hijo, y cuando llegamos al hotel; el hotel fue el mismo al que llegué la primera vez allí en Los Angeles.

DW: El mismo hotel?

SD: Aha, sí fué el mismo ese y cuando nos bajamos no podíamos movernos los que ibamos atrás del frio que había hecho y todos mojados y congelados, ya hasta que con trabajos nos bajamos y nos metimos al cuarto. Allí otra vez nos dieron de desayunar como a las 9 salieron a comprar hamburgesas y sodas, fué lo que desayunamos y estuvimos esperando a que llegaran por nosotros. Ya estuvieron repartiendo pero el primero que salió fue uno que venía...el que encontramos en San Luis fue el primero que se fué porque el tenía familia allí en Los Angeles y después salió otro muchacho que ya habían mandado el dinero también de ellos. Nosotros tuvimos que esperar a que viniera uno de Watsonville fue por nosotros a recogernos allá y ya nos trajo para acá. Nada más que tuvimos mala suerte, se nos descompuso la troca en la que veníamos y nos quedamos parados, ya habían metido allí a otros dos muchachos que no había visto yo. Los había llevado otro coyote.

[end of first side of tape]

SD: De allí de Los Angeles te digo, y veníamos ...era Jorge, yo, los otros dos y el chófer; 4, 5, veníamos 5 personas en una camioneta, una van, pero pasando, bajando las montanas, saliendo de los Angeles se descompuso, empezó...antes habíamos pasado a comprar comida y veníamos comiendo cuando la camioneta empezo a forzarse en una bajada y el muchacho este se quiso...

DW: Que es forzarse?

SD: Empezó a no obedecer las velocidades, se atoraban y se oía un ruido raro, pero era de bajada, entonces el muchacho, el conductor habló por teléfono a Los Angeles y dijo que si podían conseguir otra camioneta o alguien que nos llevara y le dijeron que se regresara para que nos dejara con otro carro y nos llevaran desde Los Angeles otra vez, pero al dar la vuelta se metió, atravesó en el medio del freeway lo atravesó y como que se descompuso allí la camioneta, empezó a echar humo por el escape y tiró todo el aceite y ya no llego más, ya no di~ más la camioneta. Allí se quedó.

DW: Entonces salieron de la camioneta?

SD: Pues salimos a ver que era, de donde era el humo y ya vimos que todo el aceite en la carretera así estaba regado, se había vaciado todo el tanque del aceite y pues ya no hizo nada por arreglarla, nada, nos quedamos allí, pero un muchacho se puso muy nervioso porque empezó a decir que iba a llegar la migra, que nos iban a deportar y ya lo calmamos como pudimos y nos subimos.

DW: Y té sentistes lo mismo?

SD: No, yo ya me sentía más confiado.

DW: No sentistes que tal vez va a venir una patrulla? Pero esto fué afuera de Los Angeles, es muy lejos de la línea, pero tal vez llega una patrulla de la carretera.

SD: Un Sheriff.

DW: Y quién sabe que que van a hacer?

SD: No, porque yo ya tenía las experiencias de aquí, cuando se han descompuesto los carros; ellos no llegan preguntando quién eres, si no llegan a ver que tiene el carro y que pasó y cómo poder ayudar. Entonces yo le dije al muchacho ese que no se preocupara. Digo, "no, digo, aquí al contrario, hasta si fueramos más cerca hasta ride nos daban. Pero no, nos van a hacer nada, digo, no más no te pongas nervioso." Y también le dije de lo que ha pasado que si ven movimientos sospechosos entonces sí los investigan. Ya nada más si se para una patrulla atrás o adelante digo, no te vayas a agachar, aunque se te caiga algo no te agaches, ni trates de hacer como que guardas algo porque entonces si nos van a investigar."

DW: Y no corres.

SD: Y no salirse ni correr. Digo, "quedate quieto."

DW: Entonces, como sentistes? Porque supistes que...tenías experiencia y sentistes como más tranquilo.

SD: Estaba molesto porque me iba a tardar más en llegar pero estaba tranquilo porque ya sabía que no, no, era muy difícil que pasara algo así como él decía, que nos deportaran. Si, y los demás ya se subieron, nos subimos todos y pusieron discos, como la bateria todavía servia y tenía stereo la camioneta empezamos a poner discos y a bromear allí entre nosotros y se pasó el rato, se nos hizo más fácil y sí llego una patrulla, ya como a las 8 de la noche se paró un carro y volteamos todos, pensabamos que era el que nos iba a recoger, y no, era una patrulla pero era una mujer y nada más se bajó el conductor y yo les dije a los demás que no se movieran; digo, "no se muevan, quédense allí donde estan," y Jorge se agachó a amarrarse la agujeta del zapato. Le digo, "no hagas eso, le digo, porque si te ve."

DW: Que hizo?

SD: Es que hizo asi, para amarrarse el listón del zapato....pero se agachó. Le digo, "no hagas eso, porque si no ahorita nos van a bajar a todos a ver que traen, digo, van a pensar que estás escondiendo algo abajo del asiento."

DW: Drogas o algo, ha.

SD: Y ya lo levanté otra vez, pero no la mujer no hizo nada; nada más le pidió la identificación al chofer y le dijo que qué le había pasado, que si quería que llamaran a una grua. Y el le dijo que no, que ya la había llamado él, y ya se fué.

DW: El hablaba inglés?

SD: Si, él hablaba inglés. Y se fué la patrulla, y después como a los 10 minutos llegó otra pero ya llegó un Sherif, y le preguntó lo mismo, pero ya nadie se movió ahora si, nada más se bajó otra vez él y le dijo el Sheriff que tenía nada más una hora allí, que si pasaba de la hora y no lo recogIan que entonces le iba a llamar a una grúa para que se llevaran el carro porque no podía estar mucho tiempo en el freeway y después de que se fué el Sheriff como a la medIa hora ya llegaron por nosotros.

DW: Con qué?

SD: Con una van y allí nos subimos otra vez todos y se regresó el muchacho este, el chofer, a prender las luces porque nos bajamos y todos nos subimos al otro van y nos fuimos y dejó la camioneta con las luces apagadas, y se acordó ya cuando íbamos dando vuelta y otra vez se tuvo que regresar a prender las luces y a preguntar si ya venía la grua.

DW: Y dejó el carro allá?

SD: Si, allí lo dejo. No más prendió las luces y allí dejamos la camioneta y nos venimos en la otra.

DW: El nunca lo veo?

SD: Se vino con nosotros él, el conductor.

DW: El conductor no regresó por el coche?

SD: No, así lo dejó. Si, lo abandonó allí, y ya nos venimos ...nada más que el chofer que nos trajo él no conocía el camino y agarró la ruta larga porque nos iba a dejar primero a nosotros y los demás iban para San José, entonces le quedaba mejor venirse, agarrar la 1 y dejarnos a nosotros aquí y salir otra vez por la 1 e irse a la salida de Santa Cruz a San Jose, y él no, él se fué por la 101, toda la 101 a salir hasta Gilroy. De allá dio vuelta, entró por acá por Monte Madona y bajó a Watsonville, pero pues se nos hizo bien largo pues caminamos toda la noche, llegamos aquí hasta la una...las doce.

DW: Y cuando salistes de Los Angeles? En la mañana, muy temprano verdad?

SD: Era mediodía. Cuando llegue a Los Angeles llegamos en la madrugada, llegamos como a las 3 de la mañana y salimos de Los Angeles como a las 12:30 pero calculaba yo llegar aquí como a las 10. Dije, son como 8 horas, 9 horas. Más o menos como a las 10-11 vamos a estar allí. Y no, llegamos hasta la 12 por la perdida de tiempo de allá del carro que se descompuso y por lo que se desvió este muchacho.

DW: Entonces cuándo? Y llegastes aquí a esta casa como....?

SD: Llegue a las 12 de la noche y estaba Felipe allí donde estas tú, allí se acuesta él.

DW: Fuistes del Distrito que día?

SD: Del Distrito? Salí, deja acordarme.... ha de haber salido como el 27 o 28, si.

DW: Y a Mexicali, como en 4-5 horas y el 6 salistes de Yuma?

SD: De Yuma dormí los últimos días, como el 29, y el 30. Si, estuvimos dos noches allí.

DW: 31 estaba en Los Angeles.

SD: Y el primero llegué aquí. El primero de Marzo llegué aquí.

DW: El primero de Marzo en la mañana, como en la madrugada, ha? Entonces, como sentistes cuando llegastes aquí?

SD: Ya sentí que había llegado a la casa otra vez.

DW: No fue igual que la primera vez.

SD: No, la primera vez llegamos de día, ya había amanecido, llegamos como a las 6 de la mañana, ya había sol. Y ahora llegamos de noche y pues llegamos y nos acostamos, aquí nos dormimos los tres con Jorge y Felipe.

DW: Entonces, cuando ves los dos viajes, qué piensas de los dos?

SD: Pues ya hubo muchos cambios; primero que fue más rápido, el otro fue más largo el primero. Después, que fue más cómodo porque en el otro hubo mucho caminar y nada de alimentos ni agua para bañarse bien y ahora no, ahora comimos bien, descansamos y fue más rapido también llegar aquí a Watsonville. Ya no estuvimos encerrados tanto tiempo y allá en la casa donde llegamos ahora podíamos salir a la yarda y en la primera vez no nos dejaban salir para nada, estabamos encerrados.

DW: Fueron muy diferentes.

SD: Si, y teníamos ropa limpia. La otra vez, con la ropa que llegamos tuvimos que aguantarnos hasta llegar aquí.

DW: Entonces, ahora, si regresas otra vez.

SD: Ya se la temporada para venir. Sí, si vuelvo a irme a México y quiero regresar, pues ya se en que tiempo venirme, donde no haya tanta gente.

DW: Y piensas que ahora tienes la experiencia?

SD: Si, conocimiento.

DW: Conocimiento a venirse más fácil.

SD: Si, ya sería más fácil.

DW: Hablastes con otros inmigrantes como Felipe, que han pasado muchos que así es, que así se conoce más, es más fácil cada vez.

SD: Es que yo les decía, desde que vine la primera vez yo quería venirme en Diciembre pero me decían ellos que hacia mucho frío y que no aguantaban en la línea la pasada y luego si había que nadar no iban a aguantar el frio por el hielo que caía, pero yo ya presentía desde entonces que en ese tiempo era cuando había menos vigilancia y ahora pues me iba a venir en Enero, a fines de Enero, pero me dijeron que estaba cayendo hielo acá en la línea, en Mexicali y por eso también me esperé hasta Febrero, a que se calmara un poco, pero ya me queria venir desde antes porque sabía que había menos vigilancia.

DW: Más fácil.

SD: Si, como aquí, te digo, yo no sabía cuando era la temporada de trabajo aquí, pero si como era el clima allá en la frontera. Era de suponer que entre más extremo sea el clima, que hiciera más frío había menos vigilancia, porque menos gente intentaba pasar. Que a lo mejor si es más peligroso pues, porque muchos si, con el frío, se quedan allí, se congelan.

DW: Y cuando estaba, la segunda vez, cuando estaba la segunda vez, cuando estaba viajando, cuando viste a Jorge, y a otros que estaban viajándo por primera vez, como...vistes como un poco de tí en ellos? Como un poco de su experiencia la primera vez en ellos?

SD: Si, a Jorge lo veía nervioso y yo trataba de tranquilizarlo, de hablar con él y platicarle pues de cómo era acá, para que él se distrajera y no estuviera tanto pensando en que no se iba a pasar.

DW: Tratastes de darle...

SD: Un poco de confianza.

DW: Una confianza que que harías tú. Pero alguien te dió la confianza que tu le distes a Jorge?

SD: No. No, la primera vez no. Porque desde que salimos cada quién tenía que depender de sí mismo, y nada más me dieron consejos de que cuando viniera procurara no separarme del grupo y menos del coyote. Y fué lo primero que hice, nos separamos del coyote con otro compañero. Si, pero así que alguien me estuviera como vigilándonos, protegiéndonos, no, allí cada quien venía por su cuenta.

DW: Fue más difícil.

SD: Si.

DW: Por qué nos perdimos algo, quiero platicar otra vez sobre su primer viaje; y lo que perdimos fué empezó con su viaje de Yuma a Los Angeles.

SD: A Los Angeles?

DW: Y empezó que fueron 11 horas de Yuma a Los Angeles.

SD: Sí, te digo que estuvimos 15 días allí en Yuma y hasta que llegaron las camionetas un día en la mañana y sin avisarnos antes que iban a llegar a esa hora, llegaron como desde las 5 de la mañana y nos despertaron que todos íbamos a salir ese día y entonces nos acomodaron en diferentes camionetas a todas las personas que estabamos allí, todos amontonados y yo con los iba nos acomodaron en una pick up y de salida le preguntamos al chofer que cuánto tiempo ibamos a tardar en llegar y él nos había dicho que 5 horas y cuando pasaron las 5 horas de viaje, ya después de haber pasado todo el camino, el calor, en la mañana salimos, estabamos frescos, hacía frio.

DW: En Yuma.

SD: E ibamos tapados con una cobija.

DW: Cuántos fueron en la pick up?

SD: Atrás íbamos 5, y adentro en la cabina iban me parece que otras dos personas y los que íbamos atrás pues íbamos bien frescos en las mañana, estaba fría la lámina e ibamos hasta temblando, pero ya a mediodía empezó a hacer calor y se empezó a calentar la lámina, y el que más sufrió fue el que iba...íbamos 4, así acostados a lo largo de la plataforma de atrás y uno iba atravezado en nuestros pies y ese como le tocaba el escape allí se calentó más la lámina y se iba mueve y mueve y los coyotes, cada que paraban le decían que no se moviera y pasamos diferentes gasolines y un taller donde repararon una llanta, cambiaron una llanta.

DW: Cuando estaban afuera?

SD: Sí, cuando íbamos ya camino a Los Angeles.

DW: La persona que cambió la...

SD: Pues sí nos vió. Sí supo lo que llevaba el chofer porque ...eso sí no te lo había dicho, porque llegamos y yo ví que entramos a un como taller; me dí la idea porque los gasolines tienen los techos diferentes y allí donde entramos era de lámina de metal y era un cuarto y oí ruidos de herramientas y ya después bajó el coyote y nos dijo que no nos movieramos porque iban a cambiar una llanta.

DW: Y cómo vistes esto? Tenías una cobija.

SD: Teníamos la cobija así, agarrada con las manos para que no se fuera con el aire, y el que estaba atravesado en los pies la tenía atorada para que no se levantara de allá, pero cuando entramos al taller, bajamos un poquito para asomarnos, y cuando la bajamos un mecánico, yo digo que era un mecánico porque era el que andaba allí, pasó y nos vió pero no dijo nada.

DW: Te vió también él?

SD: Sí, yo lo ví y él me vió.

DW: Fue Gabacho, o Americano?

SD: Un Gabacho. Y no dijo nada, nada más el coyote fué el que dijo que no nos moviéramos porque había gente allí, había una patrulla a un lado; pero no dijo nada el mecánico ese y no se tardó, como unos 10 minutos allí y salimos.

DW: Por qué piensas que el mecánico no dijo nada a la patrulla. En este momento no supistes como fueron los Gabachos; no tenías confianza en alguien, entonces...qué pensastes cuando él te vió?

SD: No, pues yo siento que ..pues es como, te digo yo, no creo que las personas sean diferentes, y así como son en México siento que son también acá. Allá en México si algúm trabajador ve algo anormal y no quiere problemas no más lo deja pasar. Y yo siento que este gabacho también nos vió y pues a éls qué le importaba si pasabamos o no. Pues dejó pasar la situación, no habló así para nada con la patrulla, ni a nosotros nos dijo nada. No más nos vió y se fué de largo. Sí siento que no tuvo interés en hablar. Ya después de allí salimos, te digo y ya cuando se cumplieron las 5 horas se paró la camioneta y pensamos que ya habíamos llegado a Los Angeles, porque ellos nos habían dicho que en 5 horas, y nos bajaron, pero nos bajaron nada más a orinar, pues y a estirar las piernas.

[Felipe comes into the room and says Hi]

SD: Sí, nos bajaron nada más a ir al baño y le preguntamos que dónde estabamos y nos dijo que todavía faltaba y le dijimos que si faltaba mucho todavía porque íbamos ya muy incómodos y quemados de la espalda, del calor de la lámina. Y nos dijo que faltaban todavía como 5 horas, pues ya qué nos quedaba? Aguantarnos otra vez nos subimos, y ya después llegamos a Los Angeles, todos engarrotados, porque ya llegamos también en la tarde, como a las 5-6 de la tarde, pues ya nos bajaron y nos metieron al hotel de uno por uno, nos dijeron los coyotes que fueramos bajando de uno por uno y nos dijeron en cuál cuarto irnos y así nos bajamos todos de la camioneta y en el cuarto pues ya había más gente; ya habían...estábamos como unos 8 ó 9 personas allí en el cuarto y allí estuvimos esperando hasta que hablaran las personas que iban a recogernos y se fueron yendo de dos, de a uno, fueron saliéndose en los que llegaban y pagaban, te digo que hasta llegan y pagan unos, y a nosotros hasta que nos entregan aquí en la casa pagamos. A otros los recogen allí en Los Angeles y allí mismo pagan todo y a nosotros nos recogieron como a las 8 de la noche y hasta allí no habíamos comido.

DW: Pero cómo sentistes de Yuma a Los Angeles, como...dices que tal vez una patrulla se para y se ...

SD: Que nos fuera a regresar.

DW: Porque en este momento, no es como que pasastes por el otro lado y ya estaba un día y si la patrulla se quita por el otro lado no está bien; pero en este momento ya tenías como muchos días aquí.

SD: Ya te tenía muchos días esperando.

DW: Ya tenías mucho de perder.

SD: Aha.

DW: Entonces, pensastes que tenías mucho de perder.

SD: Sí, era lo que tenía, que ya después de haber pasado todo eso me fueran a regresar otra vez; sí, pues todo el camino hasta Los Angeles, todavía en Los Angeles tenía miedo de eso cuando nos recogió este señor, nos llevó a comprar de comer porque no habíamos comido te digo, andabamos bien mal alimentados esa vez, entonces todavía cuando veníamos, veníamos sentados en la van que él llevaba, ya para Watsonville, pero en el freeway pasamos por donde había un retén y nos dijo que nos agacharamos todos y allí fué donde yo sentí más; dije, ya para llegar en el último paso que me vayan a regresar y no, no pasó nada. Pasamos bien el retén, y nos dijo que nos levantáramos y ya, el demás viaje fué tranquilo, le digo que ya iba oyendo música y casi durmiéndome; hasta entonces pude más o menos dormirme, me ganó el cansancio.

DW: Pero llegastes a Los Angeles después de cuánto tiempo?

SD: De Yuma a Los Angeles fueron casi las 11 horas, fueron las 5 horas primero, llegamos al cerro eso, al baldío, y allí estuvimos como unos 20 minutos descansando y de allí para Los Angeles fueron un poquito más de 5 horas.

DW: Y allá en Los Angeles llamastes a Felipe y a tu familia?

SD: No, los coyotes le hablaron al raitero que nos iba a recoger allí para traernos para acá y ya uno de los coyotes nos avisó que ya venían por nosotros.

DW: Pero ya estaba en el hotel, no más que 20 minutos.

SD: No. Estuvimos todavía como 2 horas, llegamos como a las 6, 6:15 al hotel, y nos recogieron como a las 8 de la noche. Sí estuvimos esperando, todavía alcazamos a bañarnos allá en el hotel. Nos bañamos allí todos.

DW: Y comistes?

SD: No.

DW: Todavía no. Como más que 11 horas que no comías.

SD: Sí, desde más, porque había una última comida que hicimos la hicimos el día anterior en la tarde y fueron...creo que fueron papas, o sopa...fué algo as porque ya carne no había.

DW: Poco, ha?

SD: Sí, y lo tuvimos que repartir lo que había entre unos de Guadalajara y nosotros y desde en la tarde, eso fue ...sería como a las 7, que ya a las 8 se apagaba la luz; ha de haber sido como a las 7 de un día antes, hasta las 8:30 del día siguiente no habíamos comido, casi 24 horas.

DW: Cuando llegastes a Los Angeles o a un momento en Yuma, sentistes que "qué mala suerte tengo" y "por qué eso me pasa a mi?"

SD: No, porque desde antes de venirme me trataron de convencer de que no viniera todo lo que iba a pasar, me decían todo todo, y todo lo que les había pasado a los que habían venido; que a lo mejor me asaltaban, que luego los rancheros andaban matando también a braceros, que los coyotes te abandonaban allá en el desierto, yo ya venía preparado para todo eso, ya venía esperando lo peor, pero yo venía con la intención de pasar, de pasar a como diera lugar, yo tenía que llegar.

DW: Entonces, te dijistes que algo peor me puede pasar. Me entiendes eso?

SD: Sí, que lo que me pasara todavía podía pasarme algo mas malo; ajá, yo venía con esa idea, y venía ya dispuesto a soportarlo con tal de pasar y te digo, ya lo que me dió miedo a lo último fué que viniendo en la van, ya para llegar aquí cuando dijo él que nos agacháramos, fue donde sentí se puede decir más miedo de que me fueran a agarrar, porque ya estaba ya casi llegando acá, ya había pasado esos días de encierro y de hambre allí, la caminada del desierto todo; pero no, ya llegamos bien. Ya toda el hambre y todo el cansancio ya se olvidó, quedó atrás.

DW: Estuvistes en el hotel, en Los Angeles por dos horas?

SD: Sí, allí estuvimos esperando y todavía allí tenía miedo porque había muchas patrullas.

DW: A dónde?

SD: Allí en Los Angeles.

DW: No.

SD: Pues había de migración.

DW: De migración? Pero, a dónde fué en Los Angeles?

SD: Fué en la entrada, yo no conozco bien Los Angeles, no más alcanzamos.

DW: Eso fué cerca del centro?

SD: No. En el centro no. El hotel estaba cerca, está saliendo luego está el freeway luego luego, está a un lado, y sí los coyotes nos dijeron que habían muchas patrullas y unas que les dicen "perreras", son las camionetas panel. Es donde agarran a todos los ilegales pues, y también el chofer que fué por nosotros para traernos acá nos dijo que había mucha vigilancia. Se están pasando muchas perreras, pero allí no nos molestaron hasta que llegamos al retén, ya salimos de Los Angeles.

DW: Entonces, cómo fuistes de Los Angeles a Watsonville?

SD: Aquí a Watson? Nos llevaron primero a Salinas y luego a Watsonville, pero de allí de Los Angeles salimos en la van y ya ibamos sentados pues el que nos traía es también paisano de ellos, es una persona ya conocida de ellos, ya venía yo más tranquilo, hasta que nos dijo del retén. Allí otra vez me desanimé, pero te digo, pasamos bien y ya salimos de allí, ya hasta íbamos platicando, nos iba enseñando, vimos la feria que está allí cerca de Los Angeles y pues ya iba yo viendo el paisaje más que nada, ya iba tranquilo oyendo música y ya comiendo lo que nos compró de hamburguesas y sodas y ya allí me dormí un rato.

DW: Cuándo llamastes a Felipe?

SD: Hasta que llegamos a Salinas le habló el mismo este señor, como no había pagado Felipe, le habló para ver si tenía el dinero completo.

DW: Pero esta fué la primera vez que llamastes a Felipe desde la frontera?

SD: Desde que salimos de San Luis, hasta que llegamos a Salinas le volví a hablar.

DW: Qué dijo a su compañero?

SD: Quién? Felipe? No pues ya, le dió gusto de que hubieramos llegado.

[Interruption here]

DW: Qué le dijo Felipe a su compañero? Que no supo nada, que yo pensé que se murieron, o qué?

SD: No, él sabía que estabamos allí en Yuma pero que no podíamos pasar porque le habló al enganchador y él le avisaba. Con nosotros no hablaba, pero con él sí, y él le dijo que estabamos allí y ya hasta que hablamos de acá de Salinas habló con el Beto y pues ya se quedó más tranquilo porque ya habíamos llegado y habló con el señor éste que nos iba a traer, le dijo que el dinero estaba acá que por qué nos había dejado allá, pero ya nos quedamos a dormir en su casa ya este otro día nos trajo temprano, por eso llegamos aquí a las 6.

DW: Llegastes aquí a las 6 de la mañana?

SD: Sí, si nos hubieramos venido directo desde Los Angeles hubieramos llegado como a las 12.

DW: Entonces dormistes en Salinas.

SD: Dormí en Salinas. Dormimos como 4 horas allí.

DW: Y, en este momento sentistes un poco más...

SD: Ya más descansado.

DW: Que ya pasastes el peligro y no tenías que regresar.

SD: No, ya no. Ya desde que llegamos allí a Salinas ya me sentí tranquilo; ya también a Beto, como él ya había venido ya lo ví más tranquilo también y ya estaba más alegre. Y yo también me sentía más tranquilo.

DW: Y cuando los hombres como empiezan a celebrar que se pasaron?

SD: Sí, nos preguntaban cuando llegamos aquí, nos preguntaron que qué nos había pasado y todo lo que habíamos hecho y les platicamos todo, como nos perdimos con Ramón y cómo pasamos, cómo los metió el troquero y también Gabriel le platicó lo que había pasado con él que se vino sólo con el coyote y cómo había dejado a Beto con Manuel y Beto les platicó también, porque a Beto lo regresaron como dos veces. Beto fué el que se quedó con Manuel cuando se lastimó, se enterró el clavo en la planta.

DW: Entonces, Alberto llamó ...no, Manuel se pegó.

SD: Manuel se lastimó el pie.

DW: Y Manuel llamó a Felipe a decirle todo eso de la frontera?

SD: Fué Beto. Beto fué el que le habló a Felipe porque a Manuel nada más se esperaron a que los agarrara la Migra y los sacaran.

DW: Pero cuando se fueron por el otro lado con la Migra, cuando estaban en Mexicali o San Luis llamaron a Felipe a decirle todo eso?

SD: Sí, Felipe ya sabía y nosotros con Ramón y Gabriel no sabíamos porque estabamos aparte. Beto se tardó dos días en llegar allí con nostros a Yuma; porque fué a dejar a Manuel a San Luis a ponerlo en el camión para que se regresara a Michoacán y luego intentó dos veces pero lo sacaron dos veces, hasta la tercera volvió a intentarlo y entró.

DW: Entonces, cuándo fué de Los Angeles a Salinas viajastes como sentado en el van y ???

SD: De Los Angeles, si. Sí allí ya íbamos bien sentados.

DW: Pudistes ver los campos y todo eso. Y qué pensastes del país aquí?

SD: Pues yo pensaba que iba a trabajar en el campo; porque entrando a Salinas ya empiezan los fields de fresa allí y los vió Beto y dijo que se veía bien. Dice, "pinta bien el año para la fresa." Y yo le dije, "pues voy a tener que aprender." De que había unas personas ya pizcando allí y el van pasó así despacio por el campo y pudimos ver lo que estaban haciendo. Y dice Beto, "pinta bien el año," dice, "se ve buena la fresa." Digo, "pues yo voy a tener que aprender, digo, porque yo no sé pizcar." Digo, "pero a ver cómo me va." Y mi idea era que iba a trabajar en el campo.

DW: Pero no pizcastes?

SD: Si.

DW: Yo entiendo, digo, qué pensastes de California. Porque viajastes de la frontera de Yuma en la noche, de Yuma a Los Angeles con unas cobijas sobre ..

SD: Sí, tapado, todo tapado.

DW: Pero de Los Angeles a Salinas pudistes ver el país.

SD: Ví puro campo, y las ciudades se veían a lo lejos, no podía ver bien cómo estaban, pero vi muy pocas fábricas, lo que yo digo que eran fábricas por la chimenea. Entonces yo lo que pensé pues que...primero, que era muy grande el estado, porque las distancias entre pueblo y pueblo estaban muy separadas. Pues si es muy grande este estado. Y luego veía más trabajo de campo que en fábrica. Veía las ciudades, los pueblos muy chicos y yo tenía pensado trabajar en una fábrica, era lo que sabía hacer y ya cuando ví el campo pues me hice a la idea de que iba a trabajar en el campo. Dije, pues aquí es lo que hay, puro cultivo y empecé a preguntar que qué era lo que cultivaban, me decían que lo más importante aquí donde llegamos a Watsonville era la fresa y la mora. Dice, pero hay también lechuga, hay las sombreras "mushrooms", y están los brocolis, sí, hay bastante dice, pero puro campo.

DW: Y en este momento no sabías que ibas a trabajar en Restaurante?

SD: No. Yo no sabía de Santa Cruz, no me habían comentado de Santa Cruz. Yo sabía que Felipe trabajaba en un restaurant pero no sabía a dónde. Y ya hasta que llegué aquí descansamos un rato y nos fuimos para allá a Santa Cruz, y pues ví la diferencia de la gente; de aquí salimos y pues puro Mejicano y entrando allá a Santa Cruz puro guero, pero te digo, veía todo parejo.

DW: Pero del viaje a Los Angeles a Salinas, qué recuerdas más? Cuáles son tus recuerdos?

SD: Mi recuerdo pues fue ver primero la feria esa grande; fue lo primero que ví saliendo de Los Angeles, y ya después como era de noche, pues ya no más veía las luces de los pueblitos así, muy distanciadas y lo que sí el cielo. Allá en México, más en el Distrito es difícil ver un cielo tan estrellado, muy difícil y era lo que venía viendo, por la ventanilla te digo que veníamos oyendo música y me quedé dormido ya, no ví más hasta que ya entramos a Salinas y otro día cuando veníamos de Salinas para acá puros fields, puro campo.

DW: Y de Salinas aquí...

SD: Fué en el día.

DW: Y cuáles son sus recuerdos?

SD: La pizca de la fresa.

DW: Porque allá...

SD: Allá he visto otros cultivos.

DW: Felipe y otros están acostumbrado a ver como campos y gente pescando pero en el Distrito no.

SD: Pero cuando yo voy a Michoacán, allá al pueblo de ellos sí veo gente trabajando en el campo, pero yo no conocía así los campos de fresa. Allá se siembra trigo, se siembra maíz, chile, y ahorita están sembrado también brocoli. Pero yo no había visto así gente, tanto, tan agachada todo el tiempo.

DW: Y qué pensastes sobre ésto?

SD: Pues que iba a ser pesado, y yo no estaba acostumbrado. De por sí el trabajo del campo es pesado allá; dije, pero estar agachado todas las 8 horas va a ser difícil, pero te digo, ya venía hecho a la idea de que tenía que entrarle allí si no había de otro trabajo. Y sí me decía Beto, "los primeros días duele bien feo la espalda, la cintura, dice, ni te puedes enderezar." Pues ni modo, dije, tengo que hacerlo si vengo a trabajar tengo que aprender.

DW: Tenías como esperanza sobre eso?

SD: Sí; yo...como decía mi papa....decía, "pues ustedes tienen que enseñarse a trabajar, como hombres, en lo que sea," y sí lo que yo tengo es que pues no, aunque se me haga difícil un trabajo soy muy terco, me gusta aprenderlo bien y hacerlo ya bien y me dá trabajo al principio pero poco a poco voy buscando mañas y voy buscando como hacerlo bien bien hasta que acabo pues; así empecé en la galletera y en la fábrica que había estado antes. También empecé y me daba trabajo y me llevaba unos machucones y me cortaba pues las manos pero yo seguía y seguía. Dije yo, "no creo que sea más duro ésto, pues sí me voy a lastimar la cintura, pero tengo que aprender."

DW: Entonces llegastes a Watsonville a las 6 de la mañana, me dijistes y aquí estaba Felipe y otros?

SD: No, Felipe ya se había ido a trabajar.

DW: Entonces, quién estaba aquí?

SD: No estaba nadie, estaba la casa sola. Sí, como ya era temporada de trabajo ya todos estaban trabajando. Sí, y llegamos y Beto pues ya conoce aquí la casa; llegamos y entramos y pues ni desayunamos, nada más fuimos...descansamos un rato aquí y fuimos a una tienda que está acá, en la de los árabes, compramos tarjetas para hablar a México y ya después de hablar, de que supieron que estabamos bien y que ya habíamos llegado nos fuimos a Santa Cruz a buscar a Felipe.

DW: Qué dijistes a su familia?

SD: A mi esposa?

DW: Cuánto tiempo hablastes con ella?

SD: La terjeta nos dá 40 minutos, pero no pude contarle todo; tuve que contárselo, duré como 15 días o más para contarle todo lo que había pasado desde que salimos. Si, y pues ella estaba preocupada porque yo soy bien comelón allá, dice "cómo pudistes aguantar tanto tiempo sin comer?" Y estaba preocupada por mi, pues, si me iba a enfermar o cómo estaba, si tenía ropa, cómo había llegado. Como nos venimos nada más con lo que traíamos puesto, si ella se preocupaba cómo estaba viviendo. Le digo, "no, pues me trataron bien, le digo, Felipe ya me llevó a las tiendas y ya tengo mudas de ropa." Y ya cuando empiece a ganar dinero pues me compro más, poco a poco, trataba de tranquilizarla, no le contaba todo.

DW: Y cuando llegastes y la primera noche que estuvistes aquí, cómo le dijistes a las personas, como Felipe y otros, sobre su viaje; hablastes sobre el viaje como un ???, o hablastes como muy triste.

SD: Pues sí, yo le dije todo lo que había pasado y lo que habíamos sentido.

DW: Pero cuál fué el sentimiento? Triste? Alegre? Bromeando?

SD: Pues, los Mejicanos todo lo agarramos a broma; ya sea triste, pues nada más porque había dejado allá la familia y le hablé de Lupe, cómo se había quedado, y si le había hablado.

DW: Lupe se llama...

SD: Mi esposa. Si le preguntaba si había hablado él para allá para avisarle que estabamos bien, y cómo estaba mi familia y del viaje pues sí, entre bromas y todo lo que nos había pasado allí en la casa, de cómo nos arrebatábamos la comida y cómo nos ganábamos los colchones, y todo eso, jugando. Sí, y él nos platicó también de lo que le había pasado, cómo habían sido sus otras veces que había venido para acá. E intercambiabamos pues comentarios, y sí, así jugando y bromeando y eso, lo comentamos más bien cuando él salió del trabajo, te digo que nos fuimos a....nos llevó luego luego a conocer las playas, el boardwalk the aquí, la feria. Anduvimos caminando por allí y platicándo cómo nos había pasado todo y qué habíamos sentido y cada quién le platicó lo que había pasado. Como venimos diferentes, yo pasé con Ramón y Gabriel pasó solo y Beto también pasó solo al último, cada quien le platicó lo que le había sucedido.

DW: Entonces, cuando llegastes aquí empezastes a sentir más....como no tenía miedo de...

SD: De que me regresaran? No, ya no.

DW: Pero, sus sentimientos como entiendo cambiaron de miedo a como sentir incómodo.

SD: Me sentía incómodo porque pues yo estaba acostumbrado a vivir en mi casa, y tener lo que necesitaba cuando lo quisiera, pero aquí pues era pues menos que una visita, porque ya una visita la recibes con confianza, pero aquí llegué con gente que no me conocía, entonces sentía como responsabilidad de dar buena imagen, de portarme bien, de tener que cuidar todo lo que decía y lo que hacía porque era una casa que me recibía a mi, sin conocerme, entonces yo buscaba a hacer cualquier cosa, llegaba y si habían trastes sucios los lavaba, si veía el piso sucio me ponía a barrer, a buscar quedar bien. Pero yo también tenía necesidades, había veces que yo quería ver un program y los demás estaban viendo otro y tenía que aguantarme.

DW: Aha. Así es. Pero a tí es la primera vez que vivías sin familia?

SD: Sí.

DW: Sin padres o sin esposa.

SD: Sí, la primera vez que me separaba de mi familia, de mi esposa, porque de mi mamá pues sí hubo varias veces que me separé de mis hermanos y de mi mamá. Pero de mi esposa, en más de 20 años era la primera vez que salía, que me separaba así.

DW: Vamos a hablar sobre eso otra vez, me interesa. Porque no tenemos mucho espacio en este cassette. Si pudistes hacer el viaje, su primer viaje, otra vez, cómo lo cambiaria. M entiendes? Como Felipe me dijo, estaba como 15 días en la casa, pero si ...porque fué su primera vez, tenías miedo de las patrullas, verdad?

SD: Aha.

DW: Pero en realidad tal vez fue mejor si la patrulla se quita por el otro lado y se busca otro guía más responsable que estos. Entonces, ésto es una forma de cambiar el viaje. Que son otros cambios?

SD: Te sirven las experiencias que vas teniendo. Por decir, como ahora cambié...pues no cambié de guía, porque el guía no sabes tú quién te va a tocar, no puedes escoger o que te digan este es bueno y llegar y buscarlo y hablarle porque a lo mejor ya no está, ya hay otros nuevos, entonces tienes que llegar y la única confianza que tenemos es con el enganchador que conocemos, porque él es el que busca los coyotes; entonces, la confianza que tenemos con él es que es una persona del pueblo de ellos y saben dónde encontrarlo y él sabe con qué personas nos mandó; entonces si sucede algo, que nos perdemos, o que nos accidentemos y ellos no saben dónde estamos, ellos pueden hablar con él y él buscar con sus personas qué nos pasó y avisarle; es la única confianza que tenemos, porque garantías no.

DW: Como Alberto, Alberto lo buscó uno otra vez, a como encontrar los coyotes, verdad?

SD: Sí, él iba al hotel y le hablaba a este enganchador. Y ya él iba por él otra vez.

DW: También en realidad estaba esperando cada día, cada día en esta casa, y no supistes cuándo fue el día de irse a Los Angeles.

SD: Aha.

[End of Tape]

Copyright (c) 1996-2003 The Regents of the University of California. All Rights Reserved
Document maintained on server: http://www.lib.berkeley.edu/ by: David Michael Dunham
Server manager: Contact
Last updated 06/06/03.